Skip to content

3 formas de hacer papas fritas perfectas

[ad_1]

Las papas fritas, o papas a la francesa son uno de los snacks más famosos, ricos y fáciles de hacer. Ya sea para acompañar una hamburguesa, nuggets, helado o simplemente disfrutarlas solas. Pero, ¿cómo hacerlas con calidad de restaurante en casa?, aquí te damos los consejos para que te queden como si tuvieras una estrella michelín.

Papas fritas estilo McDonald’s

Sin duda, unas de las papas fritas más ricas y famosas son las de la cadena de la cajita feliz. Pero obtener el mismo resultado que en restaurante es menos difícil de lo que parece.

Primero, hay que lavar y cortar las papas. Tienen que quedar delgadas y lo más parecidas posible para que estén homogéneas al momento de la cocción. La cadena usa cortadoras cuadriculadas, pero con un cuchillo afilado y buen ojo bastará.

Luego hay que secar bien las papas para remover el exceso de agua y congelarlas. Así cuando se metan al aceite quedarán crujientes y de buen color.

Para freírlas hay que mantener una temperatura constante en el aceite, pero sin que se quemen. Puedes usar una papa de prueba para verificar que el aceite esté a la temperatura, si la papa hace burbujas y truena, el aceite está listo. Con unos tres minutos bastará para que queden perfectas.

 Foto. istock

Estilo inglés a la Gordon Ramsay

Uno de los chefs más reconocidos mundialmente es Gordon Ramsay. Y aunque siempre parezca que está gritando a sus compinches en programas de TV, a la par da increíbles consejos que puedes aplicar a tu cocina.

El consejo del chef para tus papas perfectas es freír dos veces:

Para la primera cocción, lo primero por hacer es no remojar las papas. Solamente pelarlas, cortarlas y a la freidora. Así no absorben más líquido de lo necesario y quedan más cremosas por dentro y crujientes por fuera.

El aceite debe estar a 165º Celsius. Cuando se meten a freír hay que dejarlas dos minutos. Esta primera cocción hará que las papas queden suaves y tiernas por dentro. Después hay que sacarlas y dejar reposar otros dos minutos.

Para la segunda cocción, hay que subir la temperatura del aceite a 195º Celsius. El aceite caliente hará que la capa exterior de tus papas quede color dorada y crujiente sin que el interior se remoje o quede mal cocido.

Cuando empiecen a flotar, al igual que la masa de los tamales, significa que están listas.  Luego hay que sacar las papas, quitar el exceso de grasa con una toalla de papel y reposar un minuto más. El reposo es la clave aquí.

Para servirlas se ponen en un tazón para sazonar con sal y pimienta, un poco de perejil picado, un toque de paprika en polvo y listo ¡papas fritas al estilo inglés de Gordon Ramsay!

Papas en gajo al estilo bravo español

Si lo que buscas es algo más sofisticado, pero igual de rico, esta versión de papas fritas del cocinero Jordi Cruz del restaurante barcelonés ABaC y juez de MasterChef España, te encantará.

Las papas que se usan aquí deben ser medianas para que los gajos puedan mantener su forma. Se lavan, pelan y cortan en gajos grandes y se ponen a remojar en agua fría 15 minutos y se secan.

Ahora lo bueno, a confitarlas. Se ponen las papas en un recipiente hondo, se cubren completamente de aceite de oliva extra virgen y se meten al horno a 120º Celsius por una hora. Hay que revisar constantemente con un cuchillo o tenedor la cocción de las papas, porque dependiendo del horno pueden quedar antes o después.

Una vez confitadas, se sacan del aceite y se dejan escurrir. Este mismo aceite se usará para dar una segunda cocción en una olla. No hay que llenarla con papas, pues puede enfriarse el aceite y dejarlas aguadas. Es mejor en tandas y esperando a que se caliente de nuevo el aceite entre cada una.

Finalmente se sacan las papas, se escurren, se sazonan, se acomodan en forma de flor y se disfrutan con tu topping favorito.

Leer más: El fruto australiano que contiene hasta 100 veces más vitamina C que una naranja



[ad_2]

Ver Original