Skip to content

Qué lugares visitar en el Desierto de los Leones

[ad_1]

Al poniente de la Ciudad de México, el Parque Nacional Desierto de los Leones representa uno de los más importantes pulmones verdes de la Ciudad de México. No solo es el escenario para las fotos de quinceañeras, novios o graduados; lo más importante es que contiene grandes hectáreas de bosques frondosos que proveen de oxígeno y humedad a la ciudad, a lo largo del año es el refugio de más de 90 especies de aves migratorios y el hábitat de varias especies endémicas de mamíferos. 

Lo que lo hace famoso es su exconvento cubierto por una pátina añeja rodeado por el bosque.

Por qué desierto y por qué leones

Entre 1606 y 1611 se construyó a las afueras de lo que es hoy Ciudad de México, un convento de carmelitas descalzos, quienes elegían ubicaciones alejadas de la civilización para poder dedicar su tiempo al retiro y a la meditación cristiana. De aquí, el primer misterio descubierto: ¿por qué “desierto”? Porque al ser un lugar solitario, excepto por la orden cristiana, reinaba la paz. 

Sobre el segundo misterio, ¿por qué los “leones”?, existen dos versiones. En la primera se cuenta que el bosque era hábitat de gato montés, y, debido a sus parentesco con el felino africano, simplemente se le nombró Desierto de los Leones. La segunda versión señala a los hermanos León, dueños de las tierras y representantes de los monjes carmelitas ante la Corona Española.

Para 1814 el convento fue a abandonado. Luego se convirtió en un campo de maniobras y cuartel para el Cuerpo Nacional de Artillería y como una supuesta fábrica de vidrio que en realidad acuñaba moneda falsa. Ya para 1876, Sebastián Lerdo de Tejada declaró el predio como zona de reserva forestal e interés público para poder aprovechar sus manantiales para la actual Ciudad de México.

En el presente, la arquitectura conserva muchos de sus espacios originales, y se le conoce como Exconvento de Nuestra Señora del Carmen de los Montes de Santa Fe y Museo de Sitio.

Hacia 1917, Miguel Ángel de Quevedo, el mismo donante de los Viveros de Coyoacán, trabajó en tiempos de Venustiano Carranza por la protección de las cuencas de ciudades importantes y el establecimiento de parques nacionales y reservas forestales. Fue así como, de acuerdo con el sitio de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, el Desierto de los Leones se convirtió en el primer Parque Nacional de México.

 (Foto: Eduardo Galván Pinzón)

En las más de 1,860 hectáreas protegidas del Desierto de los Leones se pueden realizar diversas actividades, como senderismo, la visita imperdible al exconvento, picnics en zonas adecuadas para ello, compra de artesanías.

El Parque Nacional Desierto de los Leones abre de martes a domingo, de 6 de la mañana a 5 de la tarde. Y, por motivo de la pandemia, se mantiene a una capacidad del 40%. El exconvento tiene un horario de martes a domingo, de 10 de la mañana a 5 de la tarde.

Qué visitar en el Desierto de los Leones

1. La hospedería
Enseguida de la puerta principal, este es un pequeño patio que, durante el tiempo de actividad del convento, estaba destinado a recibir ocasionales visitas. Ahora está decorado con jardineras y conduce a los pasillos para ingresar al interior del convento.

2. El campanario y jardín trasero
En la parte trasera de la iglesia, es uno de los lugares más emblemáticos del Exconvento del Desierto de los Leones. La zona abierta más grande del recinto está bellamente decorada con jardineras y senderos de piedra que llevan a una fuente principal. Desde este jardín se puede ver el campanario y el perfil de la iglesia.

3. La Capilla de los secretos
Dado que los monjes carmelitas juraban un voto de silencio, el único momento en el que podían hablar era en el rezo o en juntas dedicadas a asuntos de la iglesia. En esta capilla se trataban  asuntos en voz baja  y de cara hacia las paredes de forma cruzada para que el sonido se transmitiera de esquina a esquina y así se pudieran escuchar.

desierto-leones_0.jpg
(Foto: Archivo El Universal)

4. Las Ermitas
En algún momento hubo 10 ermitas en el parque. Ahora, por deterioro natural o por  la llegada de la Revolución mexicana, solamente quedan en pie ocho de ellas. Servían como lugares de reclusión en solitario donde los monjes realizaban retiros dos veces al año: en cuaresma y adviento.

5. El Arroyo Agua de Leones
Este arroyo principal es el que alimenta los ríos Mixcoac y Hondo. Se conforma de la convergencia de varias de las ramas de los diferentes ríos que surgen en las laderas del cerro.

6. Museo Emiliano Zapata
Fue inaugurado para conmenorar el centenario de la Revolución Mexicana. Cuenta con fotografías del Caudillo del Sur y una colección de rifles de la época.

Cómo llegar al Desierto de los Leones

Carretera México-Toluca s/n, Col. La Venta, alcaldía Cuajimalpa, Ciudad de México

Leer más: Países en los que tiembla más
 



[ad_2]

Ver Original