Skip to content

Desarrollan impresora 3D que podrá trabajar con rocas lunares

[ad_1]

Poco a poco las fronteras del espacio están desapareciendo. Cada vez más humanos están viajando más allá de nuestro planeta. El turismo espacial está tomando forma y parece que nos acercamos a la posibilidad de pisar otro planeta. No obstante aún hay muchos desafíos a resolver, entre ellos el tener que cargar todo lo necesario para sobrevivir a una misión de meses. Para enfrentar ese reto la NASA está desarrollando una impresora 3D que será capaz de construir con rocas lunares. 

De acuerdo con la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio, de Estados Unidos, mejor conocida como NASA, se están acercado un paso más a la construcción de colonias en la Luna y Marte utilizando el suelo de los cuerpos celestes para poder desarrollar los elementos que se necesiten.

Universe Today señala que la última misión de reabastecimiento de la Estación Espacial Internacional (ISS por sus siglas en inglés) de la NASA incluyó una tecnología destinada a demostrar el regolito de impresión 3D, es decir el uso de tierra suelta o roca que puede encontrarse en la Luna y superficies extraterrestres similares.

El proyecto Redwire Regolith Print (RRP) funcionará en conjunto con un sistema de impresora existente (ManD) para probar la impresión 3D de regolito simulado. Si eso tiene éxito, la tripulación de la ISS evaluará la resistencia del material resultante para ver si puede manejar las duras condiciones más allá de la Tierra.

Si todo va bien, RRP podría llevar a los colonos a imprimir al menos algunos de sus hábitats de acuerdo a las necesidades. Eso, a su vez, podría reducir el volumen de suministros de construcción que la NASA lleva a la Luna y Marte

Los científicos han imaginado hábitats basados en el suelo durante años, pero esta prueba parece ser mucho más realista. Sin embargo, además de la resistencia y funcionalidad de los materiales, hay otro retos a enfrentar como el imprimir en 3D en una gravedad más baja, por lo que aún hay mucho trabajo por hacer. Aunque, al parecer, los objetivos a largo plazo para Artemis y las futuras misiones a Marte pueden ser mucho más alcanzables.

Una disputa en la Tierra

Hay que decir que cuando se trata de exploración espacial no todo es sencillo. Y no hablamos de las simulaciones o los desarrollos necesarios para poder lanzar una misión, sino de que cada vez están más involucradas las compañías privadas que, si bien buscan contribuir, también pueden retrasar muchos de los planes. 

Y es que esta semana se dio a conocer la noticia que Blue Origin, la compañía de Jeff Bezos presentó una queja ante el Tribunal de Reclamaciones Federales de los Estados Unidos por el manejo que la NASA tuvo ante el programa Human Landing System. 

La impugnación judicial se produce menos de un mes después de que la Oficina de Responsabilidad del Gobierno de Estados Unidos desestimara una protesta que presentó la compañía en respuesta a la decisión de la NASA de otorgar un solo contrato para el módulo de aterrizaje lunar Artemis. La agencia optó por una oferta de 2.9 mil millones de dólares de SpaceX, de Elon Musk, optando por no financiar una propuesta de 5.9 mil millones de dólares de Blue Origin. 

La intención original de la NASA era firmar dos contratos separados, pero los fondos limitados del Congreso dificultaron la tarea. Blue Origin alegó que la decisión fue “fundamentalmente injusta” porque la NASA permitió a SpaceX modificar su oferta, algo que la compañía dice que no tuvo la oportunidad de hacer también. Ahora el tribunal ha concluido que la “evaluación de las tres propuestas por parte de la NASA fue razonable y consistente con la ley de adquisiciones aplicable, la regulación y los términos del anuncio”.

Ante la respuesta Blue Origin presentó una demanda en la Corte de Reclamaciones Federales de Estados Unidos en un intento por remediar las fallas en el proceso de adquisición encontradas en el Sistema de Aterrizaje Humano de la NASA. Un portavoz de Blue Origin le dio al medio Engadget: “creemos firmemente que los problemas identificados en esta adquisición y sus resultados deben abordarse para restaurar la equidad, crear competencia y garantizar un regreso seguro a la Luna para Estados Unidos”.

Lo anterior significa que el programa Human Landing System y el Proyecto Artemis seguramente enfrentarán un retraso dificultando el objetivo de la NASA de regresar a la Luna para 2024.

Lee también: Alerta. La mayoría de las estafas en Android llegan por WhastApp
 



[ad_2]

Ver Original